Vorágine

Las ciudades invisibles

El propio Italo Calvino  desentrañó el proceso de escritura de Las ciudades invisibles en una conferencia, luego publicada en diversos lugares. Yo la leí como nota preliminar a la edición de Siruela.   Qué terrible es que los editores decidan ponerte un texto así antes de la obra; porque hay gente como uno, que, con toda la inocencia, se lee prólogos y notas y prefacios y demás fauna para después  arrepentirse de cometer tales atrocidades contra sí mismo. (Nota: ahora que empezamos de nuevo, habría que hacer posts sobre los textos previos al texto.)

En la nota preliminar, pues, Calvino nos describe los textos que escribió, cómo quiso acomodarlos, cuantas veces no le gustó el resultado, el número de carpetas que tiene para guardar los escritos que no quiere tirar pero no sabe qué hacerles y hasta en donde los escribió. Muchos trenes tomaba Italo.

Cuenta también  cómo surgió la idea del dialogo de Marco Polo y el Gran Kan: básicamente una casualidad que creció para darle unidad a las otras hojas en carpetas sobre ciudades. Las reflexiones del autor  fueron corriendo a las bocas de estos personajes mientras el autor se dedicaba a inventarse ciudades y a catalogarlas como podía.

Le salió bien, no lo duda nadie (-¡más que bien, genial!- alegue usted con razón) pero leer los procesos es deprimente. Da la impresión que Las ciudades… es un collage; que sólo después de varios años se decidió a darle alguna forma a todo eso que tenía botado por ahí. Hay que admirarle la habilidad y el oficio a Italo.

Imagen

Y sin embargo, a pasar de esta descripción del génesis tan poco romántica, tan pragmática; el libro sigue siendo esa hermosa maraña (cofvoráginecof) de lugares, o más bien de ideas; un diario de viajes de uno mismo. Pero yo soy de los que prefieren no enterarse nunca de cómo se hacen las cosas y me pesa cuando me cuentan el proceso.

Aún así, las partes que más me gustan (la relación de Marco Polo y el Kan) resultaron ser  las planeadas para darle orden al caos de la narración, de las ciudades mismas. Un intento de Calvino por controlar el torbellino de nombres y características; de historias y paisajes. Que grande es, no lo dude nadie.

Queda inaugurada la segunda temporada del blog con el caos de las ciudades y su orden viajero.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles, Siruela, 2011.

Anuncios

Acerca de Rodrigo hombrecactus

Soy uno de esos personajes planos tipo relato de folletín que aspira a ser esférico. De esos que son copias malas de Filiberto García:sin sombrero ni pistola.

Un comentario el “Las ciudades invisibles

  1. Roberto Amézquita
    agosto 27, 2013

    ¡Excelente!

    Sobre Calvino, lamentablemente (o para fortuna de los lectores) no diré nada, salvo que lo cuento entre los más significativos que haya leído, pero la discusión sobre los textos antes del texto me parece magnifica.

    Es una cuestión que tantos lectores experimentamos. Al principio yo fui, y durante mucho tiempo, un rebelde de los prólogos y comentarios. Incluso de las notas al pie. Me salté tantos como libros leí en cierta época.

    De un tiempo a esta parte caí en una nueva conclusión (o me elevé en ella, quién sabe), y leo casi siempre los prólogos aún si contienen “demasiados” detalles sobre la vida del autor y el proceso de la obra en cuestión.

    Y más o menos pienso que había aprendido a “separarlos” de la obra y poder disfrutarla en ambos niveles o acceder a una nueva lectura. Lo cierto es, que estoy lleno de preguntas interiores al respecto y hay veces en que lo indeterminado me conduce a un prólogo y a otro no.

    Para cerrar: el mejor prólogo a un libro, cualquiera que sea, que yo haya leído es, casualmente, uno para Italo Calvino: ¡Si una noche de invierno un viajero!

    Saludos,

    Roberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en agosto 27, 2013 por en Cosas extrañas, Cuentos, Novela, Reseñas y etiquetada con , , , .

Kampa

  • 9.179 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: