Vorágine

Las fallas de la fama

En los últimos meses me hice de muchos libros regalados. A elección propia, llegaba a veces a casa con un montón de títulos escogidos meramente por el nombre del autor, ya fuera porque lo conociera de antemano o porque me lo hubiesen recomendado. Entre ellos hubo varios premios Nobel, autores reconocidos en la esfera literaria, escritores ya consagrados desde hace varias décadas o siglos; pura fama en la selección (entre ellos, se encontraban varios ejemplares de El secreto de la fama de Gabriel Zaid que tomé por distraído).

Pero, habría de preguntarme, ¿realmente todos se merecen el reconocimiento que han obtenido? A mí me parece que muchas veces leemos a gente inflada, que realmente su éxito no radica en encontrar el milagro, como lo llama Gabriel Zaid, en ese destello de lucidez en las letras que nos hace detenernos y repetirlo, sino en el nombre que su gremio le ha dado. Eméritos inflados que no dicen absolutamente nada, pero que, como diría Deleuze, resignifican lo que otras personas (que a su vez ya han resignificado lo que alguien más dijo que cito a un cuarto o quinto y así hasta el fin de los tiempos) han dicho. Autores más bien malos que obtuvieron su primera publicación por un golpe de suerte, que les dieron la segunda porque ya habían publicado antes, que les premiaron por sus dos publicaciones y se llevaban bien con el jurado del concurso, que les llamaron a dos o tres conferencias a causa de su nombramiento, que les publicaron sus libros de cuentos insulsos pues se le conocía y que finalmente se muere galadornado sin siquiera decir una palabra (propia o ajena) que valiese la pena: tuvo suerte el muchacho y habría de envidiársele.

Adal muy contento de que su fama está completamente justificada por su inigualable obra.

Adal Ramones muy contento de que su fama está completamente justificada por su inigualable obra.

Yo sospecho que muchas cosas de las que leemos no tendrían que estar publicadas (o sí, si pensamos que hay cosas que se tienen que vender como pan caliente para llevar al público aquello que realmente interesa, pero eso es harina de otro costal y merece su propia disertación), sino más bien enterradas en esas pilas enormes que hay en las editoriales de manuscritos rechazados. Mas el renombre pesa mucho y la gente es de fácil apantallamiento, se dejan llevar por la cara bonita de tal actor en la película, aunque su actuación siempre sea mala y la misma; por el director que hace películas ininteligibles pero que es internacionalmente reconocido, aunque jamás sepamos qué estamos viendo en la pantalla; músicos que regurgitan las frases de sus canciones francamente malas, creando sus propios lugares comunes. Los ejemplos de famas sin sustento no tienen límites.

Sin embargo, la fama no es mala, tiene su mérito. Y este es el punto brillante que nos explica Zaid: la fama se debe ganar cuando la obra adquiere vida, se vuelve milagro; resplandece porque se pudo deslindar de su creador, dándole prestigio y gloria. El autor se vuelve secundario y lo que importa es aquello que mostró con su trabajo, lo que dio a entender y cautivó a su público. Esa es la fama que vale la pena, no la que se logró por lambisconear a otros famosos o a los del poder.

Y todo este lambisconeo y asignación de famas sólo por asignar es el tema central del libro de ensayos: desde la viciada, endogámica práctica de citar por citar, por validar nuestro trabajo con las palabras de otros aunque no aporten nada hasta las personalidades de la farándula que son creadas desde los altos puestos de los medios masivos. Este libro es una gran crítica y disertación sobre los contenidos que consumimos, y muchas veces lo hace de una manera irónica, arrancándo más de una sonrisa en diversos pasajes. Es un buen resumen del manejo de las personalidades públicas, sean de la farándula o de la academia y vale la pena darle su oportunidad. Merece un poco de fama.

Gabriel Zaid, El secreto de la fama, DeBolsillo, 2013.

Anuncios

Acerca de Borchácalas

Borchacaleo en los sueños ajenos hasta cansarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 18, 2014 por en Ensayo, Reseñas y etiquetada con , , .

Kampa

  • 8,862 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: