Vorágine

Pequeños equívocos sin importancia

6 marzo 2014 | Hombrecactus

Gran parte de los libros que tengo (los haya leído o no) no los compré nunca yo. Fueron tomados, heredados, o robados a los muertos y jamás devueltos. A algunos escritores los conocía y por eso los tomé; de otros tenía vagas ideas y, de unos más, ni siquiera sabía que existían o existieron, aunque existiesen, obviamente, en bibliotecas y en sus casas.

Me acerqué a estos últimos porque había tantos de un mismo autor, una especie de obsesión oculta, casi indetectable porque los tomos estaban regados por todos los libreros. Sólo alguien que revisara minuciosamente, entre el polvo y el afecto, podría detectar las líneas subterráneas que unen el gusto difunto. Una de esas líneas enterradas, casi arqueológicamente perdida, era Antonio Tabucchi. Un libro aquí y otro allá; alguno más atrás del capital y unos en un cajón. Me llevé los de por allá y ahora están acá.

Lo primero que me llama la atención  de Tabucchi son sus títulos; algunos me parecen terriblemente bellos. Ya sé, hipérboles de la pseudocrítica, pero Pequeños equívocos sin importancia  o  Se está haciendo cada vez más tarde, son todo lo que yo busco en un título. Y el autor se mantiene a la altura de las expectativas. Pequeños equívocos sin importancia  es un ligero tomo de cuentos, apenas un poco más de 150 páginas en 11 cuentos cruzados por nostalgias de recuerdos difuminados y viajes por todos lados, introspectivos incluso.

La portada reafirma lo dicho: ha de leerse al ras de algún cuerpo de agua.

La portada reafirma lo dicho: ha de leerse al ras de algún cuerpo de agua.

Tal vez haya autores a los que se les pueda catalogar de europeos a toda costa (uno que se ha hecho a las Américas literarias desde siempre); Tabucchi es de esos. Todos sus cuentos, no importa el tema, la persona, el tiempo y demás, se leen con un aire a Europa, a su visión del mundo, a su sentimentalidad, a su forma de caminar, a sus aguas.

Hay libros que te piden un estado de ánimo específico para adentrarse; una hora del día, un tiempo determinado dedicado exclusivamente a ellos, celosos de la vida común. Pero estos equívocos parecen  pedir una idea de ciudad, una locación en la cual leerlos; aunque sea recreada en la mente del que nunca ha viajado más allá de cuernavaca. El libro te pide leerlo en una ciudad que toque el agua de un río, que tenga lucecitas tambaleantes reflejadas en la noche; te pide algo así como Lisboa o alguna ciudad europea donde el tiempo y la “alta cultura” pasen lento, que estén casi cristalizados en museos e imaginarios colectivos.

Nada de lo anterior debe tomarse como algo negativo, Tabucchi logra darnos una forma de habitar el mundo, una sensibilidad equívoca que nos conduce a un mismo lugar que se hace múltiple en la medida en que lo vamos llenando de  nuestras dudas, nuestras comprensiones tardías y nuestros queridísimos errores tontos.

Antonio Tabucchi, Pequeños equívocos sin importancia, Anagrama, 1998.

Anuncios

Acerca de Rodrigo hombrecactus

Soy uno de esos personajes planos tipo relato de folletín que aspira a ser esférico. De esos que son copias malas de Filiberto García:sin sombrero ni pistola.

2 comentarios el “Pequeños equívocos sin importancia

  1. Roberto
    marzo 6, 2014

    ¡Excelente! Ya es hora de que les devuelvas la ceniza a sus muertos, palabras, aire en unos labios, un aire vagabundo sin contornos y tal y tal.

    Entrados en confianza (o a pesar de que no) de Tabucchi heredé la ‘virtud’ de pedir omelette a las finas hierbas y una limonada.

    Gracias por compartir

    • hombrecactus
      marzo 6, 2014

      Tendré que probar alguna vez ese omelette. Gracias a ti por leernos y comentar, que buena falta hace.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kampa

  • 8,286 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: