Vorágine

Pippi Longstocking

17 de Junio 2014 | Andrés Alba

Debemos leer más literatura para niños. Lo digo con convicción. En ocasiones olvidamos que los relatos confeccionados para un público joven siguen siendo literatura, y que entre ellos se encuentras grandes obras, imperdibles, necesarias. Sí, sé que me apasiono, pero en los libros para niños he encontrado algunas de las historias más emocionantes, los personajes más interesantes y las reflexiones más profundas.

Y como en el resto de la literatura, también hay clásicos, y mi deseo es hablar un poco de uno de ellos: Pippi Longstocking (Pippi Calzaslargas en la traducción al español, o Pippi Långstrump, en el sueco original). Pippi es una niña pelirroja, larguirucha y súper fuerte que no conoce nada de modales ni las reglas de la sociedad. Ha vivido toda su infancia en un barco con su padre y ha vivido tantas aventuras que es difícil llevarle la cuenta. El personaje es tan popular que ha tenido series, películas y hasta caricaturas. Yo conocí a Pippi precisamente por una caricatura canadiense no muy divertida, pero fue hasta hace poco que leí sus historias directamente y comprendí por qué es un ícono de la literatura infantil.

pippi

Pippi posee un espíritu indomable y una actitud irreverente que pone en cuestionamiento las relaciones entre los niños y adultos que aún son vigentes al día de hoy. La máxima de Pippi: “A los niños les conviene llevar una vida ordenada, sobre todo si pueden ordenársela ellos mismos”. En sus historias que van de lo extravagante a lo crítico, Pippi se desenvuelve con un espíritu de libertad casi anárquica, y de un corazón noble que no depende de reglas y restricciones, sino de la relación con los demás, del respeto, la lealtad y la amistad.

No menos interesante que la propia Pippi, es su autora, Astrid Lindger, quien en 1931 decidió ser madre soltera y dedicarse al mundo editorial. Trabajó en periódicos y revistas, y Pippi, su más grande personaje surgió cuando en una ocasión, su hija Karin le pidió de la nada que le contara una historia sobre Pippi Calzaslargas. La idea de su hija se transformó en el trabajo de toda su vida.

La misma Lindger fue un poco como Pippi, desafiante y transgresora. Durante su carrera defendió el feminismo y los derechos de los animales. Hoy en día parece algo normal, pero esta mujer lo hizo todo en los años 30. Incluso la edición de Pippi Calzaslargas se le fue negada por varios años pues las editoriales consideraban que daba un mensaje negativo a los niños.

Sin embargo su obra se impuso y Pippi se convirtió en un clásico lleno de ingenio. Para conmoverse, maravillarse y reírse a carcajadas no olviden leer las aventuras de Pippi sin importar cuantos años tengan en su haber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 17, 2014 por en Cuentos, Novela, Reseñas y etiquetada con , , , , .

Kampa

  • 8,862 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: