Vorágine

La vida breve

17 julio 2014 | Hombrecactus

Estuve pensando mucho tiempo en la forma de decir elegantemente que Onetti es enorme, que su literatura es todo lo que debería ser la literatura; que La vida breve es una novela terriblemente bella y que  si naufragara el crucero que me lleva al mundial, estaría más que a gusto quedándome con sus cuentos completos en una isla desierta, de esas que ya no hay. De tanto estar pensando y pensando en formas gráciles de declarar mi fascinación llegué a la siguiente fórmula, pongan atención: qué grande es Onetti.

Recién se cumplió su aniversario luctuoso. Veinte años tiene que se murió y no ha brillado mucho su ausencia en los suplementos culturales y sentidos homenajes; tan sólo unos cuantos artículos recordándonos lo olvidado que está y algunas fotos suyas tirado en la cama, rascándose el ombligo. Qué envidia.

Algunos de los artículos tienen a bien echarle en cara al muerto que usualmente quedaba en segundo lugar; la anécdota es linda: cuando le preguntan por qué perdió contra Vargas Llosa, Onetti responde que fue porque el burdel de su novela no tenía orquesta y el del peruano sí. Muchos años después, cárcel y exilio de por medio, ganó el premio Cervantes; no fue a la premiación pero agradeció mucho el dinero, al fin un poco de tranquilidad.

Sin intención conmemorativa, no tiene mucho que terminé de leer La vida breve, y estoy seguro que ya es una de las novelas fundamentales en mi vida. Es, en resumen, sorprendente; una de esas novelas que no tienen de otra más que marcarte. A pesar de uno mismo, se te mete en la piel, escarba y llega a lo más profundo para establecerse y no abandonarte nunca más.

Los recursos de Onetti para lograr son varios y tan logrados que uno sólo puede admirarle el dominio de su arte. La novela puede leerse en numerosos registros: una historia trágica de amor, de crimen, la lucha del hombre contra el mundo, el recorrido (fallido) del héroe (también fallido). Pero también puede verse como la analogía de la creación literaria, del esfuerzo del autor por hacer aparecer a un mundo y a sus habitantes, volcándose completo en la hoja, su única posibilidad de salvación en un mundo detestable.

Otra cosa que no puedo dejar de admirarle es la manera de demostrar todas las pieles que uno puede habitar. Tanto los personajes como el lector van descubriendo las posibilidades que se abren ante uno. Las oportunidades de ser o todos o ninguno; ser lo que se ha sido siempre pero además ser otros completamente distintos.

Pero no es una novela fácil; Onetti reta todo el tiempo, cada palabra que usa no está ahí para hacer más claro el mundo, sino para agregarle velos, escalas de grises e incertidumbre a lo que creemos entender y saber; el autor sabe que es imposible saber la verdad o siquiera acercarse a ella, no le importa en lo absoluto que gracias a esa imposibilidad todo lo escrito esté cruzado por una inefable tristeza. A mí tampoco me importa.

 

Tú eres el hombre, Onetti.

Tú eres el hombre, Onetti.

Juan Carlos Onetti, La vida breve,Sudamericana, 1968.

 

Anuncios

Acerca de Rodrigo hombrecactus

Soy uno de esos personajes planos tipo relato de folletín que aspira a ser esférico. De esos que son copias malas de Filiberto García:sin sombrero ni pistola.

Un comentario el “La vida breve

  1. Borchácalas
    julio 17, 2014

    Y yo que tuve que dejar “Juntacadáveres” porque no le estaba poniendo la atención necesaria…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 17, 2014 por en Curiosidades, Novela, Vida de autores y etiquetada con , , , , , , .

Kampa

  • 8,511 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: