Vorágine

La virgen de los sicarios o el amor a pesar de todo

29 octubre 2014 | Hombrecactus

Duele abrir los ojos y darse cuenta de que se está en medio de la podredumbre, del sufrimiento y de la pérdida; que se está sumergido en el odio.

Cuesta trabajo decidir qué hacer cada día con lo que nos rodea. Levantarse e ignorar; intentar una vida medianamente normal, que es una forma de lucha poco valorada; plantarle cara al mundo a pesar del cansancio acumulado sobre los hombros y ofrecer una lucha aún estando contra las cuerdas que nosotros no pusimos ahí pero nos tienen arrinconados; o simplemente darse la vuelta, apagar la alarma y no despertar ya más porque allá afuera todo es violencia.

Tal vez no importa, entonces, en qué parte del mundo se encuentre uno (y dos y tres) si parece que todo es lo mismo y la desesperanza va haciendo su casa en las circunvoluciones del cerebro sin que lo notemos hasta que es demasiado tarde y no podemos dejar de alimentarla.

Y aparece un viejo gramático, “el último de Colombia”, que regresa a su país a lo que él cree que será una temporada corta, únicamente interrumpida por su muerte; pero conoce a un joven prácticamente adolescente, de ojos verdes, y todo cambia.

“Los muchachos son de quien los necesita” nos dice el narrador y es imposible no creérselo cuando vemos lo que uno de ellos, Alexis, su niño, puede hacer: devolverle todo el color, hacerlo abrir los brazos, no vivir más sin él.

Pero Alexis es un ángel de la muerte, un sicario que se ha quedado sin trabajo en esa Colombia post Escobar. Entonces vaga sin sentido junto con todos los sicarios desempleados; entonces se vuelcan todos a la violencia porque pareciera que no queda de otra; entonces encuentra a ese pobre narrador en primera persona, que puede mostrarle otros caminos.

El protagonista cuenta la historia y nos hace partícipes de ella; lo vemos y sentimos sus odios y sus amores de manera espectacular, qué habilidad la suya. Porque es un narrador que odia profundamente, que odia mucho y de tanto hacerlo ha alcanzado un cinismo iluminador, pero solitario a fin de cuentas.

Es un marica que sabe del asco de la humanidad y la denuncia; de esa sociedad colombiana que está hecha jirones y casi sin remedio, y le transmite esas emociones a su amor sicario, que empieza a matar por y para el narrador, a ponerles su marca en la frente a los seres humanos y librarlos del mundo.

Las muertes y los odios se van sumando conforme pasan las páginas y a muchos lectores podrán escandalizarlos o incomodarlos; la prosa no hace concesiones ni se regodea en tibiezas: despliega al humano en su vileza, en su bestialidad, en su incongruencia.

Pero en medio de todo el amor. Y no sólo el amor al ángel sicario, que es grande e imposible de obviar; pero también el amor por la misma humanidad que denuncia, porque (¿lo ha dicho alguien, o lo he leído en algún lado, o yo solito lo he pensado?) sólo un amor grande puede engendrar odios de ese tamaño. Únicamente alguien que conoce a profundidad y ha querido puede soltar esas palabras como si nada; puede seguir visitando iglesias para ver a la María Auxiliadora.

El amor es a lo que huele la novela debajo de todos esos cadáveres y corrupciones, debajo de esas bajezas y violencias estridentes.

Y claro, podemos acusar a Fernando Vallejo de provocador, de querer escandalizarnos, de colaborar con la leyenda negra de Colombia y de romantizar la violencia, pero no podemos acusarlo de dejarnos insensibles a lo que leemos, de no escribir magníficamente.

Para ser justos hay que decirlo con todas sus letras: no es fácil a pesar de ser corta, pero es una gran novela, como pocas.

Fernando Vallejo, La virgen de los sicarios, Alfaguara 1994.

341644

Anuncios

Acerca de Rodrigo hombrecactus

Soy uno de esos personajes planos tipo relato de folletín que aspira a ser esférico. De esos que son copias malas de Filiberto García:sin sombrero ni pistola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en octubre 30, 2014 por en Novela, Reseñas y etiquetada con , , , , , , , , .

Kampa

  • 8,286 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: