Vorágine

La selfie de Alejandro Zambra

4 noviembre 2014 | Post Invitado: Aniuxa

“Es la experiencia”, me dijo una vez el Rufián Melancólico para explicarme cómo había nacido la novela. La parte de reflexión de la experiencia en el Quijote hizo que aprendiéramos una nueva manera de contar. Me parafraseaba, pues, a Stephen Gilman en La novela según Cervantes. “Es la experiencia y su reflexión, lo que nos hizo pasar de los episodios a la novela.”

Esta introspección es parte del vínculo entre el autor y lector: la complicidad. Por lo general, me gusta que el escritor me trate como alguien pensante (no, no te hablo a ti Saramago, que me llamas querido lector para decirme obviedades), que seamos amigos. Pero en este mundo lleno de selfies parece que la moda es tomarse una mientras se escribe, como si quisieran meterme en el Instagram de las letras.

La portada

La portada

Alejandro Zambra es un escritor joven, y uno muy bueno. Se le nota en los primeros párrafos que tiene muchas cosas qué decir y que, además, bonita coincidencia, tiene cómo decirlo. Así me enamoré del primer capítulo de Maneras de volver a casa, donde el narrador es un niño pequeño que cuenta desde su poca entendida visión los hechos ocurridos en el terremoto y en la dictadura de Pinochet del Chile de los años 70. El primer capítulo es majestuoso. Zambra no está sólo hablando por una generación chilena, sino que yo misma empiezo a sentirme retratada como cualquiera de la generación de niños y niñas que ha atestiguado conflictos armados sin conocimiento completo, con inocencia a veces, con malos entendidos y sin explicaciones. Ese tema es bastante universal. Las guerras abundan en el mundo, o aparecen en las familias entre las generaciones: un padre soldado, un abuelo muerto de alguna manera en la guerra… O bien, tragedias en esa etapa de niñez, donde somos considerados como los que “no se dan cuenta”, o a quien se le quiere pretender que no se dio cuenta.

El segundo capítulo, Zambra nos deshace esto para entonces tomarse la selfie. El ejercicio del autor que nos explica cómo escribe. El ejercicio no es malo, porque, como ya dije, Zambra es muy talentoso. Pero eso no le quita lo decepcionante. El primer tema es más universal y este segundo puede interesarle al escritor, a quien quiere escribir, al tuitero con ego o algo por el estilo. Es un tema mucho menos interesante, y Zambra nos obliga a alternar la buena historia con ésta, que puede tener una conexión fugaz y medio obvia, pero sin alcanzar un vínculo realmente emocional.

Además, esta segunda sección se llena de clichés de escritor: una novia, la música, los encuentros, y eso es lo que molesta, esos filtros prediseñados para la foto, que a lo mejor eran innecesarios, porque quizás el muchacho es fotogénico por naturaleza. No sólo es el tema en sí, meta, escribo de cómo escribo, porque a Vonnegut y a Kundera les ha quedado bien desnudar los personajes y decirnos cómo los han creado. Sin embargo, estos atisbos no roban protagonismo de las acciones: Kundera nunca es más grande que Teresa en La insoportable levedad del ser. O bien, Vonnegut se inmiscuye como propio personaje sin sentido en su autocomplaciente pero muy sincera novela Desayuno de Campeones, pero nos dice: “Escribo porque tengo miedo”. Y es esta valentía del personaje-autor lo que se vuelve hermoso.

Entonces pienso que hay algo que me molesta, quizás de manera personal. Noto en este ejercicio de selfie más bien un poco de miedo. Un poco de no atreverse a haberse embebido en la otra historia, en la buena, que seguro es dolorosa. Que a lo mejor en la juventud que embarga a Zambra, simplemente prefirió lo efímero a lo universal porque duele; eligió filtros episódicos en lugar de la “experiencia” y su reflexión. Y esto último me pega, porque quizás la selfie de Zambra, aunque me haya decepcionado, también diga algo de nuestra generación, y por supuesto, de mí misma.

Alejandro Zambra, Formas de volver a casa, Anagrama, colección Compactos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 4, 2014 por en Novela, Reseñas y etiquetada con , .

Kampa

  • 8,511 Pinceladas
A %d blogueros les gusta esto: